viernes, 10 de abril de 2009

Crónica 6. Etapa 2. 36 km


Martes 31 de marzo

La noche en la haima fue fría. No consigues dormir de un tirón. Además como bebes mucha agua para rehidratarte sudas enseguida, el sudor se queda helado en el saco y tienes una sensación muy desagradable.

La salida era a las 9 de la mañana por lo que a las 6 con los primeros rayos de sol ya estábamos arriba preparando el material, el desayuno de muesli, recogiendo las cosas, y haciendo bromas. Como el recorrido de hoy era circular los “termitas”, como se conoce a los que desmontan las tiendas a las 6 en punto para montar otro campamento, no están activos y nos podemos resguardar en la haima hasta la salida.
Como he dicho el recorrido es circular por lo que al volver nos dimos cuenta que habían levantado lasa haimas para ver si alguien había escondido algo de material para no correr con él.
Hacía un día nublado y frio, con mucho viento. Cuando íbamos a la salida parecía incluso que amenazaba lluvia. Yo iba von el cortavientos y el buff tapándome toda la cara. Daría una fortuna por un café caliente.
A las 8 y media charla de Patrick explicando la etapa y con el sonido de AC DC a todo volumen nos dan la salida. Había menos ímpetu que en la etapa anterior y se notaba que la gente estaba más conservadora. Yo salí con Ismael y Alfonso intentado taparnos el aire. Tras una llanura cortita empezaron las zonas de dunas pequeñas, Alfonso se queda y nosotros nos juntamos a un pequeño grupo donde va Didi y un chico que la acompaña siempre.
Subida de roca bastante grande, andando por supuesto y nuevos tramos llanos donde el chico que va con DIdi aprieta el ritmo. Yo tiro detrás para quitarme el aire pero Ismael se queda. Desde aquí tuvimos un montón de kilómetros de colinas secas y pedregosas seguidas llanuras con viento, fui adelantando gente poco a poco, recuerdo a un sueco del equipo europeo de runner’s world que iba grogui. “no tengo piernas” me grita. Le animo y le dugo que poco a poco, que no queda mucho.
Llego a las mismas dunas de ayer pero por otra zona, con calma y poco a poco hasta que veo de nuevo la meta y me lanzo a por ella. 3 horas 40 minutos más o menos. NO se el puesto pero estoy contento con la etapa.
Mi único fallo en carrera es que no se cuanto agua debo coger, normalmente voy con agua de más que tengo que tirar en los CP. Es decir corro con un kilo de más casi siempre, pero me da miedo quedarme sin agua o perderme y llevar el agua escasa, puede ser muy duro.

Poco a poco van llegando los compañeros bastante animados, todos menos Alfonso que al llegar a la haima me mira a los ojos y me dice que se va a casa. Iba en serio. Todos tratamos de animarle hasta que llamó a su mujer y le convenció para aguantar. Pero Alfonso ya estaba fuera de la carrera.

Yo también hablé con María por teléfono, un teléfono que iba con un cronometro, a cuatro euros el minuto. Esto te permite decir pocas cosas, pero María me supo trasmitir los ánimos de todo el mundo.

A media tarde se empieza a correr el rumor sobre la etapa del día siguiente. “son 92 km” “son 92 km”. La cosa daba respeto desde luego y más cuando me enteré que tras la etapa era el 40 en la general y me tocaba salir a las 12 de la mañana con los 50 primeros. Me tocaría mucho tiempo solo y de noche. Eso me daba respeto, pero también estaba orgulloso de poder salir en el grupo de cabeza.

Con una etapa así por delante al día siguiente solo podía pensar en descansar y comer. Pepo me ofreció un paquete de queso que acepte gustosamente. Uno de pinto un muesli que sobraba que también acepte. Tenía que comer todo lo que me entrara al cuerpo.
Luego los emails y a dormir de nuevo.











3 comentarios:

Guille dijo...

Asustado por la etapa reina, jeje, y sólo 92kms, ¡pero bueno!, en serio, ¡qué pasada!

merak dijo...

después de los 101 de ronda, qué es eso pati!!???

250km solidarios 2009 dijo...

A mi lo que me da yuyu es la noche