martes, 14 de abril de 2009

Crónica 12. Vuelta a casa


Lunes 6 de abril

El lunes con un madrugón de la leche cogimos el avión a Casablanca donde teníamos un enlace de 10 horas. Sabíamos que había un avión unas horas antes y ahí empezó otro maratón.
Estuvimos varias horas tratando de cambiar los vuelos para llegar a Madrid a las cinco de la tarde. Tras unas horas hablando por teléfono con la agencia de viajes, discutiendo en la oficina de Royal Air Maroc, y cabreándonos conseguimos unos minutos antes de que saliera el avión cambiar los vuelos de los Kroquetas, de Jorge Aubeso y el de Pepo.

Al llegar al aeropuerto estaban Sonia, Eva, y María esperando. Parece que hacía un año que había salido de Madrid y tan solo había pasado una semana. ¡¡Estaba hasta nervioso!!¡¡María tenía más barriga!! Parece mentira en una semana.

Nos despedimos de Pepo y nos fuimos corriendo a por el coche de los Kroquetas. Se despidieron corriendo porque tenían aun un largo viaje. Me dio mucha pena que se fueran. Cuando estás en carreras de este tipo estableces unos lazos de amistad muy fuertes, y te queda un vacio dentro cuando todo acaba. Han sido unos grandísimos compañeros de viaje.
Luego me fui al centro a tomar algo con María y las chicas, a “celebrar” la vuelta. Lo peor fue la vuelta al curro al día siguiente. La cruda realidad.

3 comentarios:

Guille dijo...

Seguimos y vamos camino del fin

merak dijo...

eso de currar no tiene que ser muy bueno, no?

merak dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.